Cómo saber si padeces Tecnoestrés

tecnoestres

04 Dic Cómo saber si padeces Tecnoestrés

Seguro que más de una vez a lo largo de este año has tenido dificultades de atención o signos de depresión y cansancio, con eventuales dolores de cabeza y alteraciones del sueño. ¿Que por qué estamos seguros de ello? Porque según un estudio realizados por CinfaSalud, uno de cada tres españoles lo sufren. ¿Cómo se llama la enfermedad que responde ante estos síntomas? Tecnoestrés. Y sí, tú también puedes padecerla.
Se conoce esta enfermedad como tecnoestrés, pero para que te suene algo más, ¿qué tal si te hablamos de un estrés que se manifiesta a la hora de necesitar contestar ese mensaje que has recibido hace un minuto, o de comprobar el correo por sexta vez en la primera hora de trabajo, o simplemente consultar tu TimeLine de Twitter mientras mantienes una conversación con tu pareja en un restaurante o en el sofá de casa? Seguro que ahora sabes perfectamente de lo que estamos hablando.
Se le define también como una incapacidad de enfrentarse a las tecnologías de la información y sus cambios acelerados «de un modo psicológicamente saludable». Este cambio es tan intenso y rápido que «genera estrés» incluso en los que ya se han adaptado.
Somos conscientes de que las nuevas tecnologías cada vez tienen más prestaciones y nos facilitan el día a día para mantenernos informados, sin embargo, son capaces de generarnos mucho estrés debido a la rápida evolución y a la cantidad de información. Este fenómeno supone un crecimiento fisiológico y psicológico anormal en las personas para desarrollar una actividad determinada de manera rápida y efectiva de manera reiterativa ocasionando enfermedades físicas como: hipertensión, gastritis y úlceras. Y mentales como: ansiedad, apatía, agresión, temblores, irritabilidad, depresión y trastornos del sueño.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?
Los jóvenes son los más afectados por este tipo de adicción, sobre todo en lo que se refiere a la necesidad desmedida por tener en sus manos un smartphone en todo momento y por su adicción a los videojuegos, mientras que las personas de mediana edad se frustran debido a la rápida evolución de las nuevas tecnologías y no saber utilizarlas al máximo.
Entonces, ¿cómo podemos evitarlo?
1. Descansa la vista. Procura dedicar diez minutos para descansar la vista y la mente por cada hora trabajando en frente del ordenador.
2. Limita el horario. Reduce el uso de la tecnología a un periodo determinado en el día.
3. Trata de realizar sólo una actividad. No sólo los ordenadores nos permiten poder realizar varias actividades a la vez minimizando pantallas y llenándolas de pestañas, sino que nosotros mismos también lo hacemos ejecutando estas mientras fumamos o hablamos por teléfono. Trata de concentrarte sólo en una actividad.
4. Corrige tu postura. Osteoartritis, dolor de cuello, o cualquier otro dolor físico puede estar relacionado con las malas posturas que tienes a la hora de trabajar.
5. Dale la importancia que merece. Obviamente la tecnología nos ha llevado a puntos inimaginables, pero también hay que saber que no todo está relacionado con ella. Gran parte de que exista el tecnoestrés es debido a que vivimos en una sociedad que le da importancia a todo lo que aparezca en el móvil. Cualquier mensaje, cualquier tuit, cualquier foto de ese usuario al que sigues. Nada puede esperar y necesitas verlo cuanto antes. Así que tómate el tiempo para interiorizar esto. No te enfades porque no imprima la impresora, ni porque la conexión a internet sea más lenta de lo normal. Aprende a dar la importancia que merece a las cosas. Ten paciencia, antes o después, la velocidad de internet volverá a ser fluida y tendrás tu documento impreso correctamente.
6. Prioriza la comunicación cara a cara.
7. Fórmate. Muchas veces, el tecnoestrés también puede venir derivado por la frustración de no saber utilizar al máximo las herramientas tecnologías. Dicho sentimiento se puede evitar o alejar garantizándonos una buena formación técnica sobre las herramientas.

Nos guste o no, la sociedad está empujándonos cada vez más a que estemos necesitados de redes sociales, smartphones… En conclusión, nuevas tecnologías. Podemos tenerlos o no, pero en cualquier caso es vital hacerse esta pregunta que tan frecuentemente escuchamos: «¿Es el hombre quien domina a la máquina o es la máquina quien domina al hombre?».

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share
1Comment
  • Raul
    Posted at 18:11h, 19 diciembre Responder

    Muy buenos consejos para actuar contra algo a lo que estamos expuestos constantemente.

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contenidos Propiedad de Global PRL